+57 310.357.0679 (Teléfono y WhatsApp)

La estámina es una habilidad que se desarrolla con los años, no es innata.

Puede verse en diferentes áreas como en el ejercicio, la buena alimentación, el deporte, la música y también en la educación.

La estámina en la lectura se define como la habilidad que tienen los niños para pasar determinado tiempo inmersos en el mundo fantástico de los libros.

Desarrollar esta estámina requiere esfuerzo de los padres, tutores y los mismos estudiantes.

La lectura es una actividad sociocultural en la cual los lectores construyen significado de un texto a través de sus lentes culturales y personales. Clic para tuitear

Y hoy, debido a que todo está en la Internet, debemos ayudarle a los estudiantes a que desarrollen esta habilidad con el fin de que tengan las bases necesarias para comprender todo lo que leen.

Por qué los niños no tienen estámina en la lectura

Los libros que nos ponen a leer en el colegio tradicional son aburridos. Pedro Páramo, los libros de texto, cartillas interminables. Así es imposible crear el amor a la lectura.

Por otro lado, las redes sociales han hecho que los jóvenes no estén enfocados más de cinco segundos en ningún escrito. Esto hace que sea más difícil la concentración en textos largos o en actividades específicas.

Otra razón por la cual los niños no tienen estámina en la lectura es que lo sienten como algo obligatorio. Al pensar que la lectura es un deber y no un placer, ya no hay ánimo para tomar un libro.

La lectura es la oportunidad de viajar a otros mundos y conocer otros personajes. Clic para tuitear

Además, los padres no quieren que sus hijos lean en sus tabletas o celulares. Entonces, la lectura en dispositivos electrónicos, no es válida.

Los padres (nativos análogos) quieren que sus hijos lean «libros reales». Aquellos que se pueden oler y palpar. Sin embargo, los libros digitales son igual de buenos y leer es leer, no importa en dónde.

Qué efectos tiene el no tener estámina en la lectura

Según la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), América Latina tiene los niveles más bajos de lectura.

Y, según los datos académicos de las pruebas PISA del 2018, el 80% de los estudiantes de Latinoamérica perdió las pruebas en Comprensión Lectora.

«Los jóvenes latinos están en el nivel mínimo de competencia en estos aspectos académicos que permiten tener un buen desempeño escolar y generar habilidades para la vida laboral.»

Los mejores estudiantes en lectura en el mundo están en China y Singapur, seguidos por Estonia, Canadá, Finlandia e Irlanda.

La lectura es la ventana a la creatividad con las letras y nos sirve para aprender cualquier cosa que queramos. Clic para tuitear

Lo preocupante es que la falta de estámina en la lectura tiene impactos académicos, sociales y emocionales.

Por ejemplo, un impacto en lo académico es un bajo rendimiento en estudios superiores al no poder comprender y guardar mentalmente grandes bloques de texto.

Es a través de la lectura que se toma la información de libros, computadores, hojas de cálculo, tableros y vallas.

Igualmente, los niños que no leen según su nivel escolar, al terminar el grado quinto van a tener complicaciones en cada clase, ya que el 85% de los currículos de la secundaria se dan a través de la lectura.

Además, para aprender matemáticas, ciencias, literatura, sociales y cualquier otra cosa necesitan saber leer.

Cuando los niños no leen como sus pares, tienen impactos sociales y emocionales. Sufren de baja auto-estima y sentimientos de insuficiencia.

Además, la lectura es la principal habilidad para:

  • Conseguir un trabajo y aplicar a una universidad.
  • Continuar el desarrollo personal.
  • Desarrollar el ser político capaz de discutir y generar liderazgo.

Entonces, ¿qué hacemos para ayudarle a nuestros jóvenes a desarrollar la estámina en la lectura?

5 recomendaciones para crear estámina en la lectura

1. Lee todos los días.

Sumérgelos en un ambiente literario que incluya diferentes tipos de géneros, textos, tamaños de letras y colores, incluyendo textos multimodales.

Si el niño es muy peque, lo ideal es que los padres y ellos «lean» juntos. Libros de dibujos con pocas palabras, por ejemplo, para que el niño vaya haciendo asociaciones.

Mi hijo menor, Dani no leía a los 8 años. Sufrió mucho en el cole y cuando comenzó 3ro de primaria, decidimos hacer homeschool, porque era el único que no podía leer y si seguía así, pasando años sin leer bien, iba a ser muy frustrante para él.

Comenzamos a leer juntos, 20 minutos antes de dormir. Y así continuamos por varios años.

Lo más importante es crear el hábito. Cuando es costumbre, ellos lo van a pedir.

2. Deja que ellos escojan.

He visto padres que hacen que sus hijos lean lo que ellos leen. Así no van a tener estámina en la lectura.

Todos sabemos que es una pereza leer lo que nos toca y no lo que queremos.

Con Dani, íbamos a la biblioteca cada 15 días a alquilar libros. Y sacábamos un montón (de acuerdo a su nivel) y de todo tipo (cuentos, novelas, historietas).

No los leíamos todos, porque uno de los derechos del lector es cerrar el libro que no nos gusta. Además, la idea era que tuviera acceso a toda la variedad para que supiera después cuál era su género favorito.

Son válidos también los libros como los Guinness Récords que solo se leen los textos debajo de las fotos.

3. Sé ejemplo.

No es lo mismo liderar con el ejemplo a dar simplemente una orden. Es decir, no es lo mismo que tus hijos te vean leer a que les digas: «ve a leer».

Los hijos de los no lectores, seguramente no tendrán estámina en la lectura porque no tienen un modelo a seguir.

Como estábamos haciendo homeschooling y yo estaba aprendiendo cómo hacerlo, leía mucho de todas partes. Libros, internet y cartillas.

Si queremos que nuestros hijos sean lectores, debemos comenzar por nosotros mismos.

4. Desarrolla sus habilidades de comprensión.

Durante la lectura, hazle preguntas.

Provéele oportunidades para discutir lo que leen o que te den un posible final del capítulo o de la historia.

Así, desarrollan la habilidad de pensar en voz alta como estrategia de auto-monitoreo y reflexión.

También, modela estrategias de repetición.

Esto desarrolla la atención, su comprensión lectora y sus habilidades de discusión.

5. Premia sus logros.

Cuando ellos están en el proceso de desarrollo de la estámina en la lectura, es importante que nosotros como tutores y padres, premiemos su esfuerzo.

Cada semana, se pueden poner metas (así como con el ejercicio, hacer rutina de resistencia por 50 minutos por 5 días a la semana).

Cuando se cumpla la semana, mira si se cumplió la meta y premias respectivamente.

Por ejemplo, cada libro que Dani leía, tenía puntos. Y los puntos eran «dinero» con el que podía comprar cosas o dejar de hacer algunas labores en casa.

Al dar recompensas, estamos preparando el cerebro para recibir más.

Si no tienes libros en casa, préstalos de algún vecino o ve a la biblioteca más cercana. También puedes leer miles de libros en línea de manera gratuita como el Proyecto Gutenberg.

Amazon también tiene libros gratis en muchos idiomas. No saques excusas para no leer.

Conclusión

La historia de mi hijo Dani termina en que después de sufrir en el cole por no saber leer, 5 años después leía aproximadamente 80.000 palabras diarias.

Su amor por la lectura es tal, que mientras espera por cualquier cosa, está leyendo en su celular.

La lectura es una actividad sociocultural en la cual los lectores construyen significado de un texto a través de sus lentes culturales y personales.

Es la oportunidad de viajar a otros mundos y conocer otros personajes.

Es la ventana a la creatividad con las letras y nos sirve para aprender cualquier cosa que queramos.

La lectura comienza en casa y se refuerza en la escuela. O comienza en el cole y se refuerza en casa.

Es un trabajo conjunto de padres, tutores y estudiantes que vale la pena rescatar.

En Rhema enseñamos Literatura desde pequeños pues queremos que nuestros estudiantes tengan esas habilidades que vienen de la estámina de la lectura.

Si no has probado un día de pasantía con nosotros, te animo a que lo hagas.

 

currículo de literatura

Diana Pineda

Diana Pineda

Diana Pineda es la creadora de Rhema E-School. Diana es egresada de la Universidad Externado de Colombia en Finanzas y Relaciones Internacionales y especialista en Educación y Pedagogía de la Universidad de Medellín.

Comentarios de Facebook

× ¿Cómo puedo ayudarte?