+57 301.428.1886 :: Inscripciones abiertas para el 2021. Clases comienzan Enero 12.

¿Quién debería ser el centro del aprendizaje? ¿El estudiante o el maestro?

Desde los primeros hombres en las cavernas hasta los hombres de ciencia del S.XXI hemos tenido aprendizaje. El aprendizaje es el mecanismo mediante el cual una persona adquiere conocimiento a través de algún sistema. Este conocimiento puede ser académico o práctico.

En este segundo artículo acerca de los criterios que debes tener cuando estás buscando colegio para tus hijos, vamos a hablar de quién debe ser el centro del aprendizaje.

¿Cómo es el mundo de los niños?

Los niños en el mundo son únicos, irrepetibles, con gustos e historias diferentes. Con maneras de pensar y aprender distintas. Los niños son holísticos. A los niños les encanta vivir experiencias, aprender, amar, servir. Son curiosos, tienen preguntas. Los niños son creativos, con una imaginación gigante.

Sin embargo, cuando los niños entran al colegio, se acaban sus gustos y sus historias.

En la mayoría de los colegios no hay espacio para las diferentes formas de pensar ni de aprender. No existe el ser integral, sólo el académico. Tampoco existe la curiosidad porque los temas ya están dados y son los mismos en todos los colegios y para todo el mundo. Ya no hay espacio para la imaginación porque las respuestas están dadas hace más de 40 años.

En la educación tradicional, el maestro es el centro del aprendizaje

En la gran mayoría de los colegios, el maestro es el centro del aprendizaje. Esto quiere decir que:

  • El maestro es el que dice qué se aprende, cómo, cuándo y dónde.
  • El maestro habla y los estudiantes escuchan.
  • No se toma en cuenta los saberes de los estudiantes, sus intereses o sus pasiones.
  • No existe motivación para aprender porque lo mismo que estudiaron los padres hace 30 años, lo están aprendiendo los estudiantes hoy.
  • No hay colaboración en el conocimiento porque el material y el currículo no ha cambiado por décadas.
  • En la evaluación se esperan las mismas respuestas dadas por el maestro previamente.
  • El aprendizaje debe ser formal, dado por el maestro y no por nadie más.
  • No hay interdisciplinariedad ni trasnversalidad, los conocimientos son compartimentados.
  • No hay diversidad como fuente de riqueza en el aprendizaje.
En la #educacióntradicional el #maestro es el centro del aprendizaje. El estudiante es pasivo pues su función es recibir conocimientos por parte del maestro. Clic para tuitear

Sin embargo, la educación centrada en el maestro tiene sus ventajas:

  • Hay orden en clase porque solamente uno es el que habla.
  • El maestro tiene el control del conocimiento y de todas las actividades.
  • El estudiante decide si aprende o no de la manera que el maestro enseña, por lo tanto, crea independencia.
  • Todos estudian todos los temas.

No obstante, una educación así puede tornarse aburrida porque hace que los estudiantes vaguen en sus pensamientos.

Igualmente, con tantas cosas nuevas por aprender, este tipo de enfoque puede generar estudiantes que se conforman y que no van más allá de lo que les dan en el colegio.

En la educación alternativa, el estudiante es el centro del aprendizaje

En la educación alternativa, los niños marcan el desarrollo del currículo. Sus preguntas e inquietudes llevan al maestro a ir más allá. Reconoce, que el proceso madurativo de cada niño es diferente, y que no todos aprenden a leer o escribir al mismo tiempo, por ejemplo.

La idea de que el estudiante sea el centro del aprendizaje no es nueva. Teóricos, pedagogos y filósofos de la educación desde mediados del siglo XX tienen esta propuesta. John Dewey, Jean Piaget, Lev Vigotzky, entro otros, se enfocaron en cómo aprenden los estudiantes.

John Dewey, de pronto el más representativo de la mitad del siglo XX, planteaba que el niño debía ser el centro del aprendizaje. Que la educación debía servir para preparar a ese niño para la vida adulta, para desenvolverse en la sociedad como ser político activo y para formarse en cultura, valores y en el adiestramiento de alguna facultad. (El Arte como Experiencia, 1934).

Teniendo en cuenta sólo esta postulación pedagógica, sería mejor educar al niño para lo siguiente:

  • El pensamiento crítico.
  • Para que tengan habilidades de comunicación claras.
  • Trabajar en equipos.
  • Para que tengan capacidad de resolver problemas de manera creativa.
  • Para que tengan perseverancia y resiliencia e igualmente,
  • Para que aprendan a conocerse a sí mismos.
El colegio debería enseñar: habilidades de comunicación, trabajo en equipos. Resolución de problemas de manera creativa. Perseverancia y resiliencia. Y, conocerse a sí mismos. Clic para tuitear

¿Qué dicen otros pedagogos y estudiosos?

Otro pedagogo del siglo XX, Jean Piaget planteaba su teoría constructivista del desarrollo de la inteligencia. Él postulaba que la lógica es la base del pensamiento y que en consecuencia, la inteligencia es un término genérico para designar el conjunto de operaciones lógicas para las que está capacitado el ser humano yendo desde la percepción, las operaciones de clasificación, substitución, abstracción, etc., hasta —por lo menos— el cálculo proporcional. (La Psicología de la Inteligencia, 1947).

Alvin Toffler, escritor americano, futurista y empresario conocido por sus trabajos que discuten las tecnologías modernas, incluida la revolución digital y la revolución de la comunicación, decía que la vida está en un constante cambio en un mundo interconectado, con nuevas tecnologías, comunidades globales en búsqueda de conocimientos emocionales y espirituales como nunca antes, pero la educación sigue siendo la misma del siglo pasado. (Shock del Futuro, 1970).

Sir Ken Robinson, autor británico, orador y asesor internacional sobre educación en diferentes organismos gubernamentales, sin fines de lucro, artísticos y educativos decía que el papel de la educación es ayudar a los chicos a comprender el mundo que los rodea, ayudarles a encontrar y comprender sus dones y talentos, para que ellos se puedan convertir en individuos satisfechos y ciudadanos activos y compasivos. (El Elemento, 2009).

¿Por qué hacer del estudiante el centro del aprendizaje?

Porque necesitamos chicos y chicas preparados para el aprendizaje que va a durar toda la vida. Niños que aprendan a aprender, no sólo conocimientos académicos, porque ya están todos en internet, sino que sepan interpretarlos y aplicarlos a la vida práctica. Jóvenes que tengan lo que hoy está necesitando el mundo, las habilidades del siglo XXI.

Este siglo está exigiendo un nuevo set de habilidades, competencias y alfabetización.

Habilidades fundamentales como la lectura crítica, la inteligencia financiera, la interpretación de datos.

Competencias como el pensamiento lógico, la solución de problemas, la comunicación asertiva, el trabajo en equipo, la inteligencia emocional.

Sin olvidarnos del carácter y del ser, para que los jóvenes sepan cómo desarrollarse y triunfar en este mundo cambiante. Liderazgo, curiosidad, iniciativa, persistencia, adaptabilidad y consciencia cultural.

Entonces, ¿cuál debe ser el rol del maestro?

Los maestros deben tener al estudiante como el centro del aprendizaje. Deben utilizar las diferencias que se presentan en un salón como potencial que va a enriquecer el conocimiento de todos. Debe estimular la iniciativa de los chicos y guiarlos a un aprendizaje más profundo de las cosas que a ellos les gusta.

Un profe debe ser flexible en el diseño de su clase. Permitir que los intereses de los niños permeen el curso de la misma. Animar a los estudiantes a traer al salón diferentes estrategias aún cuando esto signifique alterar el contenido de las mismas.

Un maestro debe estimular al estudiante al diálogo y al trabajo colaborativo. Así funciona el mundo real. En la vida, no somos agentes pasivos y vacíos que están esperando ser llenados. Somos personas integrales que traemos conocimientos y experiencias previas que nos permite ver el mundo de una manera determinada.

Un maestro debe ser el guía del proceso pedagógico del estudiante. Y ese maestro puedes ser tú, la tele, un documental, un buen libro o una persona que estudió para ayudar a otros a encontrar su propósito en este mundo.

El estudiante debe ser el centro del aprendizaje. Clic para tuitear

Te perdiste el primer artículo: Buscando colegios, criterio #1 El Tipo de Evaluación, dale click aquí.

Rhema School es un colegio virtual en el que el estudiante es el centro del aprendizaje. Tiene en cuenta sus áreas de interés, dones y talentos.

¿Quieres probar nuestra metodología? Pide ya, un Rhema Day.

Este corto video ilustra lo que hablamos en este artículo, mostrando el contraste entre un aprendizaje centrado en el maestro y otro, centrado en el estudiante.

Comentarios de Facebook

Share This