+57 310.357.0679 (Teléfono y WhatsApp)

Cómo enseñarle a tus hijos a pensar críticamente en un mundo que está corriendo a la velocidad de la luz. Que quiere que creamos todo lo que vemos, aprendemos y escuchamos?

El secreto está en el tiempo gramatical en el que piensas, te voy a explicar por qué.

Estamos expuestos a más de cinco mil mensajes diarios. El déficit de atención ya no es sólo de los niños sino que los adultos también lo están experimentando. Cada vez nos bombardean con más cosas para no pensar.

Los estudiantes de hoy están aprendiendo de memoria fechas, fórmulas y ríos y mares de aquí y allá. Eso ni siquiera es pensar. Clic para tuitear

Pensar críticamente no es popular

Hagamos un ejercicio. Te voy a escribir unas palabras y tú las vas a leer detenidamente.

  • Aborto
  • Armas de fuego
  • Calentamiento global
  • Religión
  • Política

Te aseguro que en tu mente, ya se están formando patrones de pensamiento que vienen de tus valores, creencias, ideas preconcebidas y análisis que otros y tú mismo han hecho en el pasado.

Tienes una opinión al respecto para cada una de esas palabras y si entras en discusión con alguien, ya sabes lo que vas a decir, porque generalmente, la gente no está ahíí para «escuchar y pensar» en lo que dice el otro. Están ahí para decir lo que piensan.

Ya que «escuchar» hoy en día se volvió en «esperar el turno para decir lo que yo quiero decir», sin escuchar y pensar realmente lo que el otro está compartiendo.

Podríamos decir que ya estás pensando. Porque tienes una idea del asunto.

Pensar críticamente no es tener una idea de un asunto

Y sí, ese es el acto de pensar. Dejar que los fotones, la energía que se transmite entre las neuronas cerebrales, se conviertan en pensamientos.  Estos son cosas reales, físicas, que se pueden ver en exámenes cerebrales.

Los pensamientos fluyen entre las autopistas o caminos neuronales para convertirse en sentimientos y finalmente en comportamientos.

Eso es pensar, de manera reflexiva.

O dicho de otra manera, no es realmente pensar críticamente, es reflexionar acerca de nuestras creencias previas y experiencias pasadas nuestras o de otros.

Cuando le damos carta blanca para que los estudiantes creen algo nuevo, ahí se está dando verdaderamente el pensamiento crítico. Clic para tuitear

Qué es pensar críticamente

Reflexionar es pensar con argumentos, análisis y pruebas del pasado.

Pensar críticamente involucra pensar en lo que es posible, hacerse la pregunta ¿qué tal qué? o ¿qué tal si?

Pensar críticamente tiene que ver con el futuro. Con las cosas que no han pasado aún pero creemos que hay un chance de que sucedan.

Por ejemplo, hace 15 años a nadie se le hubiera ocurrido que dos extraños se pudieran quedar en la misma casa. Que compartieran un baño y la cocina.

Pero hoy existe AirBnB con acciones que pasaron de USD$0.01 en el 2009 a USD$108.82 hoy, convirtiéndose en una compañía de 12 billones de dólares.

O Elon Musk que tuvo un plan A: hacer que los autos rodaran de manera eléctrica y si no funcionaba. Y su plan B es ir a Marte, a vivir, no a visitar. Eso es pensar críticamente.

Sí Diana, eso pensar para grandes pensadores, pero cómo hago para que mi hijo y mi hija piensen realmente, en el futuro.

Gracias por preguntar. Los estudiantes de hoy están aprendiendo de memoria fechas, fórmulas y ríos y mares de aquí y allá. Eso ni siquiera es pensar.

Pensar críticamente involucra pensar en lo que es posible, hacerse la pregunta ¿qué tal qué? o ¿qué tal si? Clic para tuitear

Pensar críticamente no es memorizar

Algunos colegios hacen que los estudiantes piensen, analizando datos e historia, para no repetirla, cierto? Eso es reflexionar sobre el pasado.

El acto de pensar es cuando tú les has dado al estudiante una base de conocimientos para que pueda partir de algo.  Y luego lo dejas a que construya su propio camino en un proyecto específico.

En Rhema E-School, Michael nuestro profe de Código les está enseñando el lenguaje de programación de Python. Durante el primer mes, les mostró mediante juegos cómo se maneja ese lenguaje de programación.

En el segundo mes, les dio las bases del lenguaje para que supieran cómo funcionaba.

Ahora en el tercer mes, tiempo de preparar su proyecto, están divididos en grupos y están mirando las posibilidades. Qué ocurre si cambian las variables, si mueven el algoritmo, si incluyen algo que no estaba, si quitan lo que hay. Eso es pensar.

Cuando le damos al estudiante, rienda suelta a las múltiples soluciones que puede tener un problema, le damos permiso para pensar. Brindamos la información, un espacio para la investigación y luego la ejecución.

Otro ejemplo es cuando le damos a nuestro niño o niña, un paisaje para que lo coloree. Si le decimos que el cielo es azul, los árboles verdes y el sol amarillo, no los estamos dejando hacer el proceso de pensamiento.

Si por el contrario, le damos los colores sin decirle nada. El niño o la niña va a tener que pensar en las posibilidades que tiene. ¿Qué tal si el cielo es rosa? ¿Qué tal si las nubes son azules? ¿Qué tal si los árboles son amarillos?

Ese es el proceso de pensamiento que queremos en nuestros niños, libre, sin ideas pre-concebidas y con las posibilidades abiertas de lo que puede ser.

El pensar críticamente no tiene límites

Cuando le damos carta blanca para que los estudiantes creen algo nuevo, ahí se está dando verdaderamente el pensamiento crítico.

Sin embargo, hay padres y profesores que quieren que sus hijos y sus estudiantes sean críticos al pensar pero les ponen límites. Les dicen qué es aceptado y qué no lo es. Allí no hay chance de pensar críticamente.

Pensar solo está bien. Pero pensar con otros es colaboración y los resultados son exponenciales.

Para pensar críticamente, se necesita más de una cabeza. Tú llegas hasta donde lleguen tus límites por creencias, valores y principios. Siempre vas a necesitar otra persona (generalmente) diferente a ti en pensamiento para poder crear algo nuevo.

Kelly Slater es surfista profesional. Tiene el récord de haber ganado 11 veces el campeonato mundial de surf. Kelly estuvo en la búsqueda de la ola perfecta durante décadas como sus demás compañeros del deporte.

Viajando alrededor del mundo, dice que la encontró, en Oahu y en la Micronesia. Pero aún así, no era la ola perfecta. Porque tenía que permanecer en el mar por horas antes de que llegara esa ola que lo iba a subir y lo iba a dejar «cabalgar» menos de un minuto hasta llegar a la orilla.

Fue solo cuando se unió a pensar con el ingeniero Brian Waxman acerca de la creación de la ola perfecta. Ya que en el mar no lo iba a encontrar, ellos dos decidieron hacer algo al respecto.

Cuando le damos al estudiante, rienda suelta a las múltiples soluciones que puede tener un problema, le damos permiso para pensar. Clic para tuitear

Pensar críticamente es de locos

Y el resultado es Wave Pool.

Una piscina de 700 metros de largo por 150 metros de ancho. Una piscina que funciona con una lámina sumergida especialmente diseñada que se arrastra por una pista recta, a alta (o baja) velocidad, desplazando el agua para crear una ola que rompe a lo largo de la misma creando una piscina de olas.

Eso es pensar críticamente en colaboración.

Solo cuando se unieron un fanático del surf con un ingeniero cuadriculado (personas opuestas en su manera de pensar y ver el mundo), pudieron lograr algo fantástico.

Un proyecto que se está llevando por delante a todos los que no creían que crear una ola perfecta manualmente fuera posible.

Debemos ayudarle a nuestros hijos a que piensen con sus compañeros, con sus amigos y con sus «enemigos». De ahí vienen las ideas que se están volviendo negocios en esta era digital de millennials y centennials.

Ya no más crear cosas por mí mismo, vivimos en un mundo interconectado.

Qué viva la colaboración para que se den procesos de pensamiento crítico que impacten nuestra y futuras generaciones.

Recapitulando:

1. Pensar críticamente es pensar en el futuro, en lo que puede ser y aún no es.
2. Pensar críticamente no es reflexionar o tener una opinión respecto a algo.
3. Para pensar críticamente debemos dejar a un lado ideas preconcebidas.
4. Pensar críticamente involucra pensar con otra persona (generalmente).

El secreto está en el tiempo que piensas. Y ese tiempo no es ayer, no es hoy, es mañana y lo que puede llegar a ser.

En Rhema E-School les enseñamos a los chicos a pensar críticamente y le damos rienda suelta a sus ideas en la Feria de la Creatividad.

Quieres probar nuestra metodología, toma tu Rhema Day hoy.

Comentarios de Facebook

Share This