La educación tradicional supuestamente prepara a los niños y jóvenes para ser personas productivas en la sociedad, les pretende dar el conocimiento y las habilidades para entrar a la universidad y el mercado laboral. ¿Para qué fin? Según el pensamiento popular, para poder tener un buen trabajo, que les pague bien, y así ganarse la vida.

Es interesante que tantos años de escuela tengan el fin de preparar a los estudiantes para ganar dinero pero nunca se les enseña a esos estudiantes cómo manejar el dinero. No se les enseña el tema de la inteligencia financiera.

Yo estudié Finanzas y Relaciones Internacionales, dos carreras en una y me demoré 6 años haciendo los 10 semestres de finanzas, incontables horas de contabilidad, costos, economía nacional e internacional, análisis financiero, finanzas públicas y corporativas, sistema monetario, manejo financiero, mercados financieros y un montón de materias más que no recuerdo.

Desafortunadamente, toda esa teoría no vio la práctica hasta que me casé, tuve hijos y perdimos más de US$120,000. Bueno, obtuve un título universitario que dice que soy graduada de Finanzas y Relaciones Internacionales del Externado de Colombia, una universidad muy prestigiosa de Bogotá. Aprendí mucha teoría sobre mercados y tendencias, pero nada que me sirviera en el día a día.

No podemos sacar el tema de las finanzas de la educación de nuestros hijos porque el mundo está cambiando y este dinero físico que vemos no se sabe hasta cuándo va a existir. Desde el oro y la sal, pasando por las tarjetas de débito, crédito y el papel moneda, para ahora ver dinero virtual en una sucursal virtual junto con las monedas digitales o criptomonedas.

Ese es el presente nuestro, el futuro de nuestros hijos. Hoy más que nunca, nuestros niños deben tener inteligencia financiera con la cual aprendan a pensar como ricos y no como pobres o de clase media. Donde ellos puedan conocer de primera mano lo que es tener un negocio.

Los niños necesitan experimentar el manejo de un presupuesto, escribir los gastos y saber qué hacer y cómo invertir sus ganancias. Pero para eso, los padres necesitamos estar educados primero.

Si eres exitoso en este tema, ¡felicitaciones! Eres de los pocos padres que tiene claro el tema de las finanzas. Si no, te sugiero tomes el curso en línea de Visión y Liderazgo, Transforma tu Realidad Financiera, disponible en este enlace para que aprendas herramientas prácticas de cómo manejar tus ingresos. Después, ya estarás listo para educar financieramente a tus hijos, porque la mejor educación y el mejor aprendizaje se da con el ejemplo.

En Rhema School, nos tomamos este reto muy en serio y por eso hemos incluido la inteligencia financiera dentro de nuestro plan de estudios.

¿Qué opinas? ¿Te enseñaron a manejar el dinero en el colegio? Si no fue así, ¿cuáles fueron las consecuencias?

Share This
Ir a la barra de herramientas