+57 310.357.0679 (Teléfono y WhatsApp)

Mis papás siempre me dijeron que la mejor herencia que me podían dejar era la educación.

Por eso, durante sus vidas, hicieron todo lo posible para que yo me capacitara en todo.

Cursos deportivos y musicales en el bachillerato. Universidad, más cursos y diplomados. Especialización y más cursos virtuales.

La educación es una de las cosas más importantes que le podemos dejar a nuestros hijos.

Y no sólo educación formal sino la que aprendemos en casa. Los buenos modales, el por favor y el gracias que nos pueden llevar muy lejos.

Hoy más que nunca, los padres están ocupados.

En sus labores, tratando de hacer lo mejor para el cuerpo con una rutina de ejercicio y movimiento, cultivando amistades, comenzando negocios, porque los hijos se van, etc.

Busy, busy, busy. Ya no hay tiempo para nada.

Afortunadamente, ya no necesitamos mucho dinero, transporte o tiempo para aprender una nueva habilidad.

Hoy abundan los cursos de todo tipo. Virtuales, presenciales, sincrónicos, pre-grabados, certificados, con universidades prestigiosas, para niños, para adultos y acerca de lo que tú quieras.

Hasta telepatía y comunicación con animales.

¿Qué tal si combinamos los cursos de habilidades del siglo 21 en clases sincrónicas, como un diplomado virtual en la primaria y el bachillerato?

El resultado sería una educación alternativa, maravillosa para nuestros hijos de la Generación Z, nativos digitales y próximos líderes en todas las áreas de la sociedad.

Estos son algunos de los beneficios de la educación alternativa que no existen en la educación tradicional.

1. Le ayuda a los estudiantes a descubrir sus dones y talentos

El primer beneficio para los padres y estudiantes de la educación alternativa es que los chicos y las chicas puedan descubrir qué les gusta, para qué son buenos y qué hacen rápido y sin dificultad.

Sócrates dijo que debemos conocernos a nosotros mismos. Y el conocimiento de sí mismo es el más básico pero el más difícil de obtener.

Saber qué nos gusta implica sacar tiempo para pensar en el yo. También requiere que tengamos la oportunidad de recibir información acerca de un tema, practicarlo y experimentarlo.

La educación alternativa permite que los chicos y las chicas puedan ver diferentes disciplinas durante años, para que vayan mirando qué les gusta y qué no.

Se aprende mejor haciendo que leyendo o escuchando. Y al tener la oportunidad de practicar por 3 meses una habilidad, podemos decidir si queremos ahondar en eso que nos gusta o definitivamente, dejárselo a otro.

Cuando nuestros hijos descubren sus dones, sus talentos, sus habilidades, sus gustos y en qué son competentes, los padres nos ahorramos el dinero que vale un curso extra o un semestre en la universidad.

Así, cuando salgan del colegio tienen una idea más cercana a lo que se quieren dedicar cuando sean adultos.

La educación alternativa le ayuda a los estudiantes a descubrir sus dones y talentos Clic para tuitear

2. Tiene alternancia de asignaturas

En un colegio de educación alternativa, las asignaturas siempre cambian.

A diferencia de la educación tradicional en la que se ven las materias básicas: español, ciencias naturales y sociales y matemáticas, en la educación alternativa, las asignaturas evolucionan con el momento en el que vivimos.

Si hay elecciones en el país, aprendamos sobre democracia y sistemas políticos. Si hay guerra en el mundo, aprendamos la historia de ese país. Si sube el dólar, aprendamos del sistema monetario y las divisas.

De esta manera, los chicos y las chicas no van a sentir el aburrimiento de ver todo el año lo mismo que vieron sus papás hace 30 años. Y los padres van a sentirse satisfechos por la decisión de cambiarlos de la educación tradicional.

Los chicos pueden aprender a programar su propio sitio web, hacer su podcast o a transar con cripto.

Pueden también aprender a dibujar con borrador (así es, hay una clase), cocinar comida saludable, saber cómo hicieron los páneles fotográficos del telescopio Webb y hacer sus propios videos de animación.

Al tener tanta variedad, los estudiantes están al tanto de lo que pasa en el mundo y son partícipes de la historia junto con sus padres, no sólo receptores y regurgitadores de conceptos del pasado.

La escuela no nos debe preparar para presentar exámenes sino para la vida Clic para tuitear

3. Enseña las habilidades del siglo 21

Devin Reed, el Director de Mercadeo de Contenido de Gong, una de las empresas líderes de inteligencia de ventas en el mundo, hace poco escribió en LinkedIn:

«Literalmente, nunca he mirado los diplomas que tiene un candidato cuando estoy haciendo selección de personal, no me interesa si se graduó de Princeton o de un colegio comunitario o de ninguno.

Estoy mucho más interesado en:

  • Su desempeño
  • Su mentalidad de crecimiento
  • Su carácter
  • Su autoconomiento
  • Sus ambiciones y su humildad
  • Que sea enseñable

Hay cosas mucho más importantes de quién imprimió su diploma cuando estás buscando talento

En una escuela alternativa puedes aprender colaboración, creatividad, autoconocimiento, flexibilidad, liderazgo, iniciativa y alfabetismo digital que es lo que necesitamos para trabajar en el mundo de hoy.

Con el paso de los años, tus chicos y chicas se van convirtiendo en personas auto-dirigibles, responsables y dinámicos en el aprendizaje.

Así, al graduarse tendrán años de práctica en esas habilidades que las grandes empresas están buscando.

La educación alternativa le enseña a los estudiantes las habilidades del siglo 21 como colaboración, creatividad, autoconocimiento, flexibilidad, liderazgo, iniciativa y alfabetismo digital. Clic para tuitear

4. El estudiante es el centro del aprendizaje

Tus hijos se vuelven el núcleo del colegio.

Ellos tienen la posibilidad de decidir cuál es la siguiente asignatura que quieren investigar, cómo quieren trabajar y cómo va a llevar cada uno su proceso pedagógico.

No todos los niños aprenden a leer y a escribir al mismo tiempo. No todos los niños son buenos en todo. La educación alternativa tiene esto en cuenta.

John Dewey, pedagogo del siglo 20 decía: «la educación debe servir para preparar a ese niño para la vida adulta, para desenvolverse en la sociedad como ser político activo y para formarse en cultura, valores y en el adiestramiento de alguna facultad».

Ya no se debe educar a los niños y niñas para presentar exámenes sino para la vida. Para un examen se prepara durante un par de semanas, no por 12 años.

A los chicos hay que enseñarles a pensar, a comunicar sus ideas de manera clara, a tener lógica (algo que hace mucha falta hoy).

Este mundo interconectado está en constante cambio y así mismo debe estar la educación.

Aprendiendo nuevas tecnologías en comunidades globales, descubriendo sus dones y talentos. Esto lo decía Arvin Toffler, también pedagogo del siglo pasado.

Y Sir Ken Robinson, uno de mis autores favoritos, decía que el papel de la educación es ayudar a los chicos a comprender el mundo que los rodea, ayudarles a encontrar y comprender sus dones y talentos, para que ellos se puedan convertir en individuos satisfechos y ciudadanos activos y compasivos.

Y esto es precisamente lo que hace la educación alternativa, proporcionarle a los estudiantes el vehículo para que lo descubran.

5. La educación alternativa permite aprender cometiendo muchos errores

En la educación tradicional se castiga el error fuertemente.

Se califican con ceros y unos cuando el estudiante no da las respuestas correctas. Pero la vida es más que respuestas correctas.

De hecho, las respuestas ahora las tiene TODAS Google. La educación no debe ser para dar respuestas, sino pensar, debatir, crear.

La educación alternativa hace lo contrario a la educación tradicional.

La educación alternativa le ayuda al estudiante a cometer la mayor cantidad de errores posibles, mediante el cumplimiento de objetivos dentro de un proyecto.

Así, los chicos y las chicas pierden el temor a equivocarse y aumentan su rango de tolerancia a la frustración.

El cometer errores en un lugar seguro le da confianza al niño. Le da certeza de que equivocarse es de humanos y que no lo van a castigar.

Además, le ayuda a formar un carácter de resiliencia, paciencia y perseverancia, tan perdido hoy.

No son los errores que cometemos lo que nos destruye. Es el no saber qué hacer cuando erramos.

Yo conozco bastantes personas que siempre me dicen lo mismo: tengo miedo a equivocarme. Y esto no es para animarte a tomar decisiones apresuradas, como casarte con el primero que te proponga.

La educación alternativa le permite al estudiante cometer muchos errores sin castigarlos con unos y ceros. Clic para tuitear

Estamos hablando de educación primaria y secundaria aquí.

  • Errores en la programación de un sistema
  • En la elaboración de un video
  • En la formulación de un problema
  • En la comunicación de tus ideas
  • En la escritura de tu cuento

Cuando vemos los errores por lo que son, maneras de no hacer algo que queremos lograr, vamos a estar más cerca de los resultados que esperamos ver.

ML; NL (Muy largo; no leí)

En conclusión, la educación alternativa le ayuda a tus hijos a:

  1. Descubrir sus dones y sus talentos.
  2. A estar entretenido mientras aprende multiplicidad de géneros de conocimiento.
  3. Tener las habilidades que buscan los empleadores y empresarios.
  4. A comprender quién es él o ella y a saber su rol en la sociedad.
  5. A tener más tolerancia frente a las equivocaciones y alteraciones de la vida.

¿Entonces qué estás esperando para sacar a tu hijo de la educación tradicional y tenerlo aprendiendo de manera alternativa?

Inscríbelo en Rhema E-School hoy.

Comentarios de Facebook

Share This